miércoles, 11 de julio de 2018

EEUU, Parque Nacional Yellowstone-3.



Dejamos atrás el cañón Yellowstone, continuando paralelos al rio que nos sigue ofreciendo excelentes imágenes.







Junto a él, en la lejanía descubrimos con los prismáticos un solitario lobo.







En Mud Volcano coincidimos con una familia francesa que están recorriendo Estados Unidos y Canadá.







Hoy no nos da tiempo a salir para pernoctar fuera del parque y nos quedamos en el camping Fishing Bridge RV Park. Estos camping siempre están a tope por lo que hay que reservar con antelación.




Creemos que abusan por estar en Yellowstone, tienen poco espacio por parcela, pocos servicios y caros. Este concretamente fueron 53 dólares por noche.




Saliendo del camping cruzamos el puente donde el rio Yellowstone desemboca en el lago del mismo nombre.




El Lago Yellowstone es el lago de montaña más grande de América del Norte, con 32 km. de largo por 23 de ancho y  176 km. de costas.




La carretera bordea toda la costa norte del lago, que se nos presenta como un espejo limpio y refrescante, enmarcado por las cumbres de las montañas Absaroka, que se distinguen a lo lejos.







West Thumb es una amplia bahía en la parte oeste del lago, donde se encuentra el West Thumb Geyser Basin.







Aunque es menos activa que las demás cuencas termales, presenta un hermoso colorido con la vista del lago.




Curiosamente el lago permanece helado en contraste con las aguas termales que le llegan.




Los animales del parque están tan acostumbrados a estos fenómenos que no les importa acercarse a comer la hierba fresca del entorno.










Antes de llegar a Old Faithful la carretera pasa por el paso Craig a 2518 metros. Los bosques están llenos de nieve y los lagos de montaña helados.







El geiser Old Faithful es el más famoso de este país y alrededor de él ha surgido un pequeño pueblo con hoteles, restaurantes, supermercado, clínica….







Frente al geiser se encuentra el centro de visitantes, donde entre otras informaciones dan las horas de las erupciones de los diferentes geiseres.







Este monumento histórico de la naturaleza es el más visitado del parque, centenares de personas esperan sentadas en unas gradas el momento en el que la inmensa columna liquida se proyecta hacia el cielo.







Sus erupciones duran entre 2 y 5 minutos y su potente chorro alcanza una altura que oscila entre los 30 y 55 metros.







Alrededor de Old Faithful se extiende una importante área con distintas fumarolas y geiseres.










Por una pasarela de madera recorremos esta pradera plagada de fenómenos geotérmicos.










Una cuarta parte de los geiseres existentes en la superficie del planeta se encuentra concentrada aquí. Hay 75 geiseres activos y 600 manantiales de agua caliente. Entre ellos también destaca el Gran Geiser.







A Yellowstone acuden todos los años más de tres millones de visitantes,  mochileros independientes, masivas riadas de turistas orientales, o personas más acomodadas que disfrutan de los espectáculos de la naturaleza a través de las cristaleras de su hotel.







Solo estamos a mediados de mayo, en el inicio de la temporada, y este es el estado de uno de los aparcamientos.




Nuestro recorrido por el parque está llegando a su fin, ahora nos dirigimos hacia la puerta sur.







Paramos a contemplar el lago Lewis cuya superficie curiosamente, no se deshiela hasta finales de junio.







Y unos kilómetros después están las cascadas del rio Lewis.







Saliendo del Parque Nacional Yellowstone divisamos a lo lejos las altas cumbres del Parque Nacional Teton, nuestra próxima parada.




Mapas del recorrido.







Filopensamientos y otras cosas…………..

Sin duda Yellowstone es uno de los más bellos y extraordinarios parques naturales del mundo. Su fama hace que a él acudan hordas de turistas llenando todas sus atracciones como un parque temático, lleno de letreritos que informan, prohíben y dirigen a las masas.

Aquí la comunión con la naturaleza se ha perdido, el romanticismo de descubrir por ti mismo parajes ocultos y remotos no existe, tampoco un lugar donde sentirse solo.

Ahora echamos de menos todos esos lugares extraordinarios y solitarios, casi inaccesibles que a lo largo de siete años hemos conocido y que en esos días no teníamos conciencia real de lo sublime del momento.

Entre muchos de ellos, nos viene a la mente la cascada Ekon Nkam, en Camerún.

Muchos kilómetros de pista bacheada y estrecha, terminan en una jungla espesa y húmeda. Después un camino embarrado y empinado nos conduce a un espacio entre enormes troncos de caoba, desde donde contemplamos este espectáculo que la naturaleza ha guardado en medio de la selva para nosotros.