martes, 16 de abril de 2019

El Salvador.



Desde lo alto del puente que nos da la bienvenida a El Salvador tenemos una estupenda foto del río Paz, que hace de frontera con Guatemala. Para los trámites aduaneros solo nos pidieron fotocopia de todos los documentos y sorprendentemente, no tuvimos que pagar nada.










Muy cerca de la frontera está el pueblo de Chalchuapa.




Donde se encuentran las ruinas arqueológicas de Tazumal, las más importantes de este país.







Aunque sus construcciones no son tan espectaculares como otras que hemos visto, su antigüedad las hace especiales, ya que abarcan un periodo entre el 1500 a.C. al 900 d.C.







Los arqueólogos han visto claras influencias mayas teotihuacanas y toltecas.







En la entrada hay un pequeño museo, que muestra algunas de las piezas encontradas en la excavación.







El jade era muy utilizado en collares, brazaletes y pendientes, como muestra esta representación.




Los sacerdotes cubrían con la piel de los enemigos al dios Xipe Totec.




Esta zona es conocida como la ruta de las flores.




Unos kilómetros después entramos en Santa Ana, la segunda ciudad en importancia del país.







Data del siglo XVIII y en sus calles se pueden apreciar algunos edificios coloniales como este abandonado colegio.




El centro de la ciudad es la Plaza de la Libertad, donde se encuentra la catedral.




Al otro lado de la catedral esta el teatro que destaca por su arquitectura santaneca.







Su concurrido y apretado mercado es lugar ideal para proveerse de fruta y verdura.




Ana aprovecho uno de sus salones de belleza para hacerse un corte de pelo por el precio de un dólar.




A 45 kilómetros de la ciudad en dirección sureste llegamos a las ruinas de la Joya de Cerén, una de las muchas aldeas prehispánicas que existían en el valle Zapotitán.







Aquí no estamos ante un centro ceremonial con sus grandes pirámides, sino ante un conjunto de modestas casas.




Alrededor del año 600 la erupción del volcán Laguna Caldera sepulto este yacimiento. En 1976 por casualidad, una empresa que preparaba la tierra para construir unos silos lo descubrió. A estas ruinas se las conoce también como la Pompeya salvadoreña.







Las casas están sepultadas por varios metros de cenizas volcánicas, entre ellas destaca esta que se cree que era la vivienda de un chaman.




El temazcal era un edificio utilizado para ceremonias y actividades de purificación, lo que hoy sería una sauna. Esto es una réplica.




De aquí nos dirigimos al norte para conocer el pueblo de Suchitoto. Su carretera no es muy transitada y los lugareños utilizan tramos de ella para secar el grano.










Este pueblo está declarado conjunto histórico de interés cultural por su arquitectura, sus calles empedradas y sus tejados de teja.




Esta zona estuvo habitada en tiempos precolombinos por los pipiles y fue la primera  capital San Salvador en 1528.







Como casi siempre ocurre, algunos hoteles tienen un gusto especial  en su decoración para evocar tiempos pasados.







Suchitoto se encuentra a orillas del embalse Cerrón Grande.




Continuando hacia el norte la ruta pasa por un paisaje de bosque nuboso, que se caracteriza por su gran humedad.







La última noche en El Salvador la pasamos en el pueblo de Citala, junto a la frontera con Honduras.










Mapas del recorrido.







Filopensamientos y otras cosas………..

El Salvador es el país más pequeño de Centroamérica, con 21.040 km2, una zona tórrida al norte del Ecuador, entre los 13º-14º de latitud Norte.

La mayor parte de su territorio la conforma una meseta a 650 metros de altitud, salpicada de volcanes, algunos de ellos los más impresionantes de Centroamérica. De hecho, el país está asentado en un tramo del famoso cinturón de fuego del Pacifico.

Como toda Centroamérica solo tiene dos estaciones, la seca de noviembre a abril y la lluviosa de mayo a octubre.

Las temperaturas son más cálidas en la costa y más suaves en las montañas.

La civilización salvadoreña se remonta al 15.000 a.C., los asentamientos más antiguos descubiertos datan entre 1500 a 1200 a.C., pertenecientes a los pipiles, lencas y mayas.

El 31 de mayo de 1522 el español Andrés Niño exploro el litoral salvadoreño del Pacifico.

En 1821 se firmo el acta de independencia de Centroamérica en el palacio de los capitanes de Guatemala, que comprendía desde Panamá hasta Méjico.

En 1841 El Salvador deja de pertenecer a la federación centroamericana y se convierte en estado soberano.


jueves, 4 de abril de 2019

Guatemala, Antigua y el altiplano.



El altiplano guatemalteco se encuentra a una altitud que ronda los 1000 metros.




Estamos a primeros de septiembre en plena época de lluvias y todos los días descarga un gran aguacero. Algunas veces acompañado de un espectacular aparato eléctrico.







La población de Cobán esta en el centro geográfico del país a una altitud de 1300 metros y el ambiente es húmedo y fresquito.










Lo más destacado de ella es la catedral de 1543.




Nos dirigimos a Antigua bordeando la capital, Ciudad de Guatemala. Aunque la circunvalamos por el norte, no nos libramos de los atascos de todas las grandes ciudades.







A 45 km. de la capital se encuentra Antigua, es patrimonio de la humanidad y por sus estrechas calles está prohibida la circulación de camiones, así que nos envían al recinto de la policía turística, en el centro de la ciudad. El más seguro y cómodo aparcamiento. (N14 33 19.1 W90 44 22.8)







Es sin lugar a dudas la ciudad colonial más bonita y monumental de Guatemala.










La importancia que tuvo esta antigua capital queda patente por los numerosos edificios nobles que jalonan sus calles de palacios, iglesias, conventos…algunos de ellos todavía por restaurar.













Gracias a las restauraciones de algunos hoteles y restaurantes podemos apreciar verdaderas joyas en las que sobresalen sus patios interiores.










Cuando en 1543 los conquistadores llegaron a estas tierras se quedaron encandilados por el valle Almolonga bajo el volcán Agua y allí decidieron levantar la sede de la capitanía general de Guatemala.







Al caer la noche el colorido de sus fachadas y la tenue iluminación, transforma el físico de sus edificios en algo etéreo.













No solo las casas están pintadas de vivos colores, los autobuses son también vivo reflejo de ese gusto por el color.







Dejamos Antigua y por una carretera donde las curvas se suceden sin fin, con rampas vertiginosas, entre cultivos y volcanes, nos dirigimos al lago Atitlán.










Este lago se encuentra en un paraje soberbio rodeado por los volcanes San Pedro, Tolimán y Atitlán. Aldous Huxley lo definió como el lago más bello del mundo.







Los pueblos que lo rodean llevan los nombres de los doce apóstoles. Nosotros visitamos San Lucas Tolimán.




El origen del lago es volcánico y se encuentra situado a 1560 m. de altitud, es una caldera volcánica de unos 18 km. por 12 km., que abastece de pesca a los pueblos ribereños.







Un modo fácil y rápido de visitar los distintos pueblos es en barco.




Las mujeres hacen la colada a orillas del lago, donde tienen las piedras de lavar.







Estos pueblos están habitados por indígenas tzutuhiles y cakchiqueles y las mujeres siguen vistiendo sus trajes tradicionales.




Estas tierras volcánicas son especialmente fértiles para el cultivo del café.







Las lluvias diarias llenan los torrentes.




El paso de los pueblos siempre resulta interesante por el colorido de sus calles, el bullicio de sus gentes y lo atestado de sus pequeños negocios.




Ya abandonando el altiplano tenemos una última imagen de las plantaciones de caña con un cono volcánico humeante al fondo.




Más de la mitad de la población se encuentra por debajo del umbral de pobreza. Su economía de subsistencia les lleva a inventar cualquier modo para ganarse unos quetzales. Como en la foto que se dedican a rellenar con tierra los baches de la carretera esperando una propina.




Nos dirigimos hacia la frontera con El Salvador y en el pueblo de Jalpagua paramos en uno de los servicios de purificación de agua a rellenar el tanque.




El río Paz hace de frontera en Valle Nuevo.










Mapas del recorrido.







Filopensamientos y otras cosas…………

Guatemala proviene de la lengua indígena Cakchiquel, Guahitemala “lugar entre arboles”.
Podía ser el estado más grande de Centroamérica ya que Belice también les pertenecía, pero los ingleses los engañaron en un acuerdo que no cumplieron y se lo arrebataron.

Es el país más interesante y autentico de esta zona. Su geografía es similar a la de sus vecinos, montañoso y cubierto en su mayoría por el bosque nuboso. Su clima es tropical, con una estación seca de noviembre a abril y otra lluviosa de mayo a octubre.

Los mayas dejaron un impresionante legado arquitectónico como el de Tikal y los españoles ciudades coloniales entre las que destaca Antigua, una de las más bellas de América. Todo ello rodeado de perfectos y humeantes conos volcánicos.

Las carreteras, quitado aquel enlace de tierra del principio de nuestro recorrido, están bastante pasables.

La moneda es el quetchal, un euro equivale a 8,20 quetchales.

El precio medio del gasoil estaba a 0,72 euros/litro